No, nuestras palabras no son sólo el 7% del mensaje

Un dicho muy común entre algunos formadores es el de que en la comunicación el 55% de nuestro mensaje es transmitido por nuestro lenguaje corporal, el 38% por el tono de voz y solo el 7% por las palabras que decimos.

Cada vez que escuchamos una afirmación tan contundente como esta, debemos plantearnos si tiene algún fundamento o no se trata más que de una leyenda urbana.

Esta afirmación se remonta dos estudios realizados en 1967 por Albert Mehrabian, en ellos se pedía, a un número reducido de sujetos, que juzgaran el estado de animo de una persona al escuchar una sola palabra pronunciada con una de tres entonaciones posibles. Combinando los resultados de ambos, Mehrabian sugería estos porcentajes para la influencia de cada elemento en la percepción de la reacción emocional de una persona.

Como puede verse, nada que ver con lo que tradicionalmente se afirma. El mismo autor ha desmentido las interpretaciones que se hicieron de su trabajo.

¿Esto quiere decir que no son importantes los elementos no verbales en la comunicación? No, en muchas ocasiones lo son, si bien no tiene ningún sentido asignarles un valor numérico: no forman parte del mensaje sino de cómo es transmitido.

Los elementos como el tono de la voz y el lenguaje corporal contribuyen a la impresión que producimos en la audiencia. En concreto afectan a nuestra credibilidad y a conseguir conectar con la audiencia.

Si te dedicas a hablar con un tono monocorde y mirando a la pantalla tendrás muy difícil que la audiencia capte tu mensaje y puedas persuadirles.

Ahora bien, si no tienes un mensaje relevante para tu audiencia, no has seleccionado las ideas que te permitan apoyarlo, y no las has organizado con una estructura que facilite su comprensión y retención, de nada te servirá ser un gran actor en el escenario.

Si bien es importante saber decirlo, también lo es tener algo que decir.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: