¡Cuidado! Una historia mal elegida puede arruinar tu presentación

Una mala historia

La narración de historias (storytelling) es un instrumento de los más poderosos que puedes usar en tus discursos. Te ayuda a captar la atención de tu audiencia, a conectar emocionalmente y a ilustrar visualmente conceptos e ideas abstractas y hacerlas memorables, pero si no usas este recurso adecuadamente el resultado puede ser desastroso.

More...

Asegúrate de que tu historia es novedosa y que nadie pueda objetar su veracidad.

En una ocasión en que asistí a un seminario de formación impartido en una empresa, la ponente nos puso el siguiente ejemplo para destacar la necesidad de ser creativos y buscar soluciones simples a los problemas:

En los años 60, la NASA gastó varios millones de dólares en el desarrollo de un bolígrafo capaz de escribir en ingravidez para ser usado en las naves espaciales. Mientras tanto los rusos usaron lapiceros.

Una bonita historia que probablemente ya hayas oído más de una vez pues se viene repitiendo desde hace décadas. No solo es poco original, sino que es totalmente falsa, es una leyenda urbana.

  • Los lapiceros fueron descartados enseguida por el riesgo que supone tanto el polvo de grafito (combustible y conductor de electricidad) como un posible trozo de mina desprendido.
  • Un boli normalito sirve para escribir en el espacio. (Pedro Duque escribe desde el espacio)
  • El famoso bolígrafo espacial fue desarrollado por una empresa privada sin financiación ni de la NASA ni de ningún organismo oficial.

Como podéis imaginar, la presentadora del seminario perdió para mi toda su credibilidad a partir de ese momento. Y cuando pierdes la credibilidad ya da igual lo que digas: tu interlocutor no le concederá ningún valor.

Contar historias que ejemplifiquen nuestro mensaje es una buena idea y no debiéramos renunciar a hacerlo, pero no te limites a repetir sin más lo que hayas oído o leído por ahí.

Recurre a historias y anécdotas personales, te facilitaran la conexión emocional con tu audiencia.

No dejes de aprovechar la fuerza que una buena historia da a tu mensaje. Pero elígelas con cuidado.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: